¿Qué tipo de impostor sos?

  • Suscribite en:
  • spotify logo
  • itunes logo
  • google podcast logo

Muchas veces sucede que llegas a encontrar un proyecto muy interesante y que vale la pena. Cuando te decidís a trabajar en el, y casi sin notarlo, aparecen unas barreras que antes no estaban ahí y que te impiden avanzar. Al pasar el tiempo te das cuenta que no sos capaz de alcanzar las metas que te propones y no sabes que esta saliendo mal.  ¿Te pasó algo de esto en algún momento?

En el podcast de hoy vamos a ver como identificar los obstáculos que te autoimponés y las actitudes que son nocivas para el desarrollo de un proyecto, también que podés hacer para superar esos obstáculos y de esa manera llegar donde querés estar. Esta actitud de imponerse trabas en el camino es conocida como Síndrome del Impostor.

Síndrome del Impostor

El síndrome del impostor o SDI es un alteración psíquica y emocional que está directamente ligada a nuestra valoración personal sobre las cosas que hacemos, en otras palabras es cuando no le damos valor a nuestras habilidades y nuestros éxitos porque sentimos que no los merecemos (y que muchas veces nos lo hemos ganado genuinamente).

A la larga tiende a ser una actitud auto-destructiva ya que no te deja avanzar en las cosas que querés y que incluso te harían mejorar para  sentirte bien en tu carrera. Los que sufren de este trastorno (1 de cada 7 personas según la dra. Valerie Young) son incapaces de interiorizar sus logros. A pesar de recibir indicadores externos que les muestran que son completamente capaces y que lo están haciendo bien.

Asumir que tu éxito esta ligado a un “golpe de suerte”, mentiras o coincidencias solo va retrasarte más en conseguir las cosas que te propongas. Para ayudarte a identificar que cosas que te están deteniendo y que te pueden llevar al fracaso hemos elaborado una lista de los 5 perfiles mas comunes del SDI. Podés identificarte con uno solo pero puede que presentes síntomas de más perfiles al mismo tiempo. ¡Echémosles un vistazo!

 

El Perfeccionista

Es aquella persona que intenta o trata de ocultar su miedo diciendo que algo tiene que estar perfecto. Son personas que se ponen la vara muy alta o un resultado que es inalcanzable y cuando no lo llegan a realizar se sienten mal.

Este es uno de los perfiles más comunes que presentan los Freelancers que tienden a ser controladores o “Control Freaks”. Por lo general es gente que hace mucho micro-managing (quieren controlar todo) y que tienen que estar todo el tiempo encima de las personas porque sienten que para que el trabajo se haga bien tienen que hacerlo ellos mismos. Son personas que no pueden delegar, para ellos el trabajo tiene que ser perfecto todo el tiempo y siempre podría ser mejor.

 

Uno de los problemas mas graves que tienen estas personas es que no llegan a concretar un proyecto o terminan estirando los tiempos de entrega porque “todo tiene que estar perfecto”. Tratan de poner excusas por todo bajo el disfraz de “perfeccionismo”, muchas veces se comparan con otras personas que hacen algo mejor que ellos o que ganan más  con el simple hecho de justificarse.

 

¿Todo esto quiere decir que vas a ser así toda tu vida? No, para nada. Todo tiene solución.  Una de las maneras de empezar a superar estos miedos es aceptar que los errores son parte del proceso y que por lo general el resultado final solo tiene que ser suficientemente satisfactorio para el cliente  y no necesariamente idéntico o perfecto como te lo imaginabas en tu mente.

 

Muchas veces vas a tener que cortar un trabajo que para vos le falta mucho simplemente porque las fechas de entrega se te vinieron encima y entregarlo así como esta. Tenés que escuchar al cliente cuando te da su feedback y no seguir tus formas de pensamiento del tipo “Este cliente no sabe nada porque no esta perfecto”. Auto felicitate al ver que es hiciste algo que funciona y que le sirvió al cliente.  Aprender a celebrar tus logros es fundamental para evitar terminar con agotamiento mental. Las llamadas pequeñas victorias (algún logro pequeño que vos consideres importante) ayudan a motivarte para dar el siguiente paso.

 

Esperar que las condiciones sean perfectas para empezar a hacer algo es otra forma de procrastinación. Uno tiene que aprender que, por lo general, las condiciones para hacer cosas casi nunca son las adecuadas o no son las que uno considera perfectas. Para salvar esta situación simplemente hace lo que tengas que hacer ¡Sin pensar en el contexto!

El Compensador

Son personas que están convencidas de que son un fraude y tienden a trabajar mucho más tiempo para compensar esa falta de conocimiento o experiencia que sienten que tienen. Las excusas más comunes en relación a esto son cosas como “Como yo no soy tan bueno tengo que trabajar mas” o “Como yo no se  tanto tengo que dedicarle mucho más tiempo para compensar” .

 

Esta forma de sobre exigirse en el trabajo es para cubrir estas inseguridades y se nota mucho cuando te quedas más tiempo que tus colegas. Es muy común que algunas personas disfracen este temor con la etiqueta de “workaholic” y suele ser muy nocivo. Los workaholics son adictos a la validación externa que viene por el hecho de estar trabajando y no por la calidad del trabajo en si.

 

Uno de los pensamientos más auto destructivos que podes tener es sentir que si no estas trabajando estás perdiendo el tiempo. Dejar los hobbies de lado va a hacer que a la larga te empieces a sentir mentalmente quemado ya que el tiempo de ocio es tan importante como el tiempo de trabajo.

La forma de empezar a superar estos distintos de argumentos es entender que nadie esta posición para hacerte sentir mejor o peor solo porque esa persona lo dice, ni siquiera un Cliente. Las críticas tienen que ser tomadas objetivamente y no personalmente, o sea, si alguien te hace una crítica tenés que entender que es al trabajo que estas haciendo y no hacia vos como persona. Mientras mas confianza ganes va a ser más fácil que dejes de auto presionarte.

 

El Talentoso

Este síndrome del impostor se manifiesta cuando la persona en cuestión siente de que si no puede hacer algo fácil o rápido entonces no lo puede hacer o no lo debería estar haciendo. Tienden a pensar que debe ser un genio o estar tocado por la “varita mágica” para hacer algo. ¡Nada mas lejos de la realidad! Todo se puede aprender.

 

Siempre habrá gente que tiene más facilidad para aprender algo porque posee una habilidad innata, eso es verdad, pero el talento sin ponerlo el practica no sirve de nada. 

Estos impostores basan su validación en que tienen que hacerlo perfecto, rápido y que tiene que salir a al primera. Tienen mucho rechazo a que alguien les enseñe y les hace sentirse menos que las otras personas. Reúnen características de varios perfiles aunque la diferencia principal es que les tiene que salir las cosas naturalmente o la primera vez.

Para superar este síndrome del impostor esta bueno pensarse no como un “yo lo se todo”, “yo lo hago rapido” o “yo lo se todo” sino al contrario, verse a si mismo como un trabajo en progreso que tiene etapas de aprendizaje que a su vez contienen un tiempo determinado. Este es el típico caso de gente que dice “yo quiero ser Freelance” y se ponen muy mal cuando al primer mes no les “llueven clientes” y abandonan diciendo “no, esto no es para mi”. Ser un freelance exitoso requiere de ayuda y aprender de otras personas para tener resultados mucho más rápidos.

 

En vez de castigarte con este tipo de pensamientos nocivos, identifica estos  comportamientos que te detienen y atacalos con un plan en etapas. Una buena forma de aprender es salir de tu zona de confort. Muchas veces esto no sucede de forma natural y lo tenés que forzar. Por ejemplo si no sabes hablar en ingles o te cuesta (por verguenza o por falta de practica) empezá a hablar en inlges con el que puedas, con amigos, con familiares o incluso llamadas en ingles con algún cliente. Las primeras veces van a salir muy mal pero ya hablamos de que todo requiere de tiempo y esfuerzo. ¡Nada sale en la primera!

 

El Solitario

Es esa persona que siente que pedir ayuda a esta mal. Son personas que tienden a ser muy independientes diciendo que todo lo pueden lograr solos. Jamás van a pedir ayuda, muchas veces se quedarán trabados en una situación sin poder resolverla.

Es muy fácil de identificar este perfil: Si sentís que tenés que lograr todo por tu cuenta y que no va a ser una verdadera victoria si alguien te ayuda a llegar a la meta.  Sucede con personas que tienden a ser muy egocéntricas o tienen miedo a hacer algo y quedar expuestos.

 

Solucionar esto es algo que requiere de mucho trabajo y enfrentarse a uno mismo. Lo que tenés que saber es que si vos no podes hacer algo no es tu obligación saber hacerlo. Es contraproducente tratar de hacer algo que no sabes hacer.

 

Si no sabés hacer lo Cliente te esta pidiendo simplemente decile que no posees el conocimiento y listo. Deja a las personas que saben hacer su trabajo y vos concéntrate en lo que sabes hacer!

El Experto

El experto es una persona que mide su valoración en cuanto a lo que sabe o al o que puede hacer. A diferencia del perfeccionista no es tanto el resultado final lo que le importa sino en demostrar que tiene el conocimiento.

Hay varias formas de identificar estos miedos: cuando no aplicas a un trabajo o decís que no a un proyecto porque simplemente no cumplís con el 100% de los requerimientos que pide el trabajo. Escapas del mismo alegando que no sabes todo lo que te piden. Estas personas tienen miedo de ser expuestos como ignorantes o inexpertos, buscan constantemente cursos y siempre estan tratando de mejorar, que no es malo aprender cosas nuevas en si pero cuando lo usan para justificarte y no avanzar en un proyecto es muy malo. Vas a sentir que estás siendo útil pero no estas llegando a ningún lado concreto.

 

Tené en cuenta que nunca vas a aprender todo, en el mundo que vivimos todo evoluciona más rápido de lo que podés llegar a asimilar, debes elegir lo que queres aprender y lograr un equilibrio en cuanto aprender y cuanto de ese aprendizaje realmente aplicas para conseguir nuevos proyectos.

 

Una forma de contrarrestar esta forma de procrastinación es aprender la cosas en el momento que las necesites y no acumules conocimiento para que en algún momento, tal vez, te pueda llegar a ser útil. Si no sabes hacer algo podés pedir ayuda o incluso tercerizar el trabajo a otro experto en el tema.

 

Un gran forma de ganar confianza y demostrarte que sabes de lo que hablas es enseñarle a otra persona. En el momento que vos le enseñas a otra persona te das cuenta de que en realidad tenés mucho conocimiento, simplemente que no lo tenés tan presente. Esto sucede porque te obligás a buscar el conocimiento y ordenarlo en tu cabeza para que otra persona lo entienda. De esta forma te das cuenta de todo lo que tenías ahí olvidado o que lo dabas por sentado.

 

Aunque hay que hacer una salvedad: muchas veces podés saber de un tema y explicarlo bien pero la otra persona, por sus propias limitaciones, puede no entenderlo. Pero fuera de esto no hay nada más gratificante que una persona que te dice “Aprendí algo nuevo gracias a vos!”. Te hace dar cuenta que vos sabías de lo que estabas hablando y validas tus conocimientos.

 

¿Sentís que alguno de estos perfiles se ajusta a vos? ¿Te suceden cosas que pasamos por alto en este artículo?

¡Dejanos tus dudas en los comentarios!

¿Estás buscando clientes? ¡Bajá GRATIS la lista de 75 Lugares donde conseguir Clientes!

¿Sos de boicotearte a vos mismo?

¿Sos de boicotearte a vos mismo?

¡Decínos hola!

¿BUSCÁS CLIENTES?

¡BAJÁ LA LISTA CON 75 LUGARES PARA CONSEGUIR CLIENTES!

2 Comments

  1. Walter

    Hola chicos. No se si tengo sindrome del impostor pero estoy empezando a explorar las ofertas de upwork y pienso “no estoy no lo voy a poder hacer porque busco algo mas facil” Es como miedo a no poder cumplir. Muy buenas recomendaciones y consejos para empezar.

    Reply
    • Sol

      Hola Walter! Puede ser que tengas síndrome del impostor. La realidad es que nunca vas a saber si podés hacerlo o no hasta que lo hagas.

      Una buena forma de encarar el problema es saber que si te encontrás con un obstáculo, existe Google 😉

      Siempre podés buscar las soluciones. Que eso no sea lo que te impide mandar propuestas 🙂

      Reply

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Pin It on Pinterest

Share This