Odio los coworkings

Pero antes de que vos, freelancer y/o nómada digital, me saltes a la garganta (¿¿cómo se me ocurre??), dejame que te explique por qué odio los coworkings.
Para mí, una de las cosas más maravillosas de trabajar de forma independiente no es que podés elegir tus clientes, ganar más dinero, o trabajar con el negocio en la mochila.

Es el hecho de que me puedo levantar, hacer mi desayuno, tomarlo tranquila, y empezar a trabajar sin ni siquiera pasarme un peine por la cabeza.
Considerando que tengo una cabellera digamos un poco… salvaje, el no tener que estar “presentable” para poder trabajar no es menor.
Es por eso que no puedo entender aquellas personas que, a pesar de no tener que cumplir un horario de oficina, igual gastan tiempo y dinero en salir de su casa para ir a ¡otra oficina!

De más está decir que esta opinión es personal y si a vos te gusta hacer esto, está perfecto.
Pero porque me gusta ser sincera con vos, voy a compartir otra verdad: llega un punto en que salir de la casa también está bueno.

“Ay, Sol, no seas tan contradictoria”.

Shh, escuchame. O leéme, mejor dicho.

Está todo bárbaro con trabajar desde la casa, pero si no tenés cuidado también se convierte en más oficina que tu hogar.
Fue por eso que hace algunos años me propuse darle otra oportunidad a los coworking. No para ir todos los días, pero para al menos cambiar de aire. Y de ropa.
En ese momento vivía en Buenos Aires, Argentina, y el boom de coworking todavía no estaba a pleno.
Habían algunas cadenas grandes -que conocía mayormente por ir a Meetups- y pequeños emprendimientos que empezaban a asomar.

Todo bárbaro excepto por un pequeño problema: no podías ir de vez en cuando. Tenías que sí o sí comprar una membresía mensual para usar las instalaciones. Si tenías suerte encontrabas uno que te daba un día “de prueba”, pero después de eso no podías ir a no ser que te comprometieras.
Y eso, francamente, me molestaba muchísimo.
Cuando les preguntaba porqué no tenían otra opción, siempre me venían con que ellos querían fomentar una comunidad de gente que se viera todos los días, y que crearan proyectos juntos, y que se yo que más.
O sea, querían una oficina tradicional. Con la diferencia de que los empleados pagaran por estar ahí.
Y yo quería un lugar al que ir cuando quisiera cambiar de ambiente. Sin presiones ni compromisos.

No me vengan con que podía ir a un café, que todos los que algunas vez trabajamos desde uno sabemos que las mesas tienden a ser chiquitas, y tenés la presión de comprar todo. Al fin y al cabo, no podés tirar con sólo un cafecito si querés estar 8 horas ocupando un lugar. Y ni hablar de la conexión a internet…
Pero me estoy yendo del tema.

Mientras viajábamos, la verdad que no buscamos muchos coworkings. Como elegíamos los departamentos especialmente para trabajar y salíamos a recorrer algo nuevo casi a diario, la necesidad de cambiar las 4 paredes era casi inexistente.
Hasta que volvimos a Buenos Aires.
Después de 2 años, el paisaje de los coworking había cambiado completamente. Ahora levantás una piedra y tenés un coworking.
¿Pero sabés que no tenés? ¡Coworkings que te dejen ir por el día!
O bueno, voy a ser justa. Sí los hay -la minoría- pero cobran precios exorbitantes. Y me quedan lejos (aunque eso es otro tema).
En eso, me contactan de una app que hace poco que había llegado a Argentina: Croissant.
(Y ahora parece que me pongo en modo ad, pero no te hablaría de esto sin no pensara que esta bueno).
Croissant es una app que te permite comprar una cantidad de horas de coworking por mes, y canjearlas en alguno de los tantos coworkings dentro de su red.
Que no son pocos. Y están por todo Buenos Aires (*cough* espero que pronto incorporen coworkings en otras provincias *cough*).

Funciona más o menos así.

Te hacés una cuenta en la app, y comprás horas eligiendo una de las membresías. Buscás cuáles coworkings tienen un asiento libre para vos, lo reservás, y cuando llegás al lugar simplemente hacés un “check in” y se te empiezan a descontar las horas que compraste hasta que te vas.

Es bastante simple.

Y si te sobran horas, se te pasan al mes siguiente.
De esta forma no tenés que comprometerte con un sólo coworking (junto a Cami hacemos rotación por los que más nos gustan), y no tenés la obligación de ir sí o sí a un lugar simplemente porque estás pagando.
A ver, ir a coworkings tienen otras ventajas. Podés sociabilizar, te enterás de talleres, etc. Yo te cuento la que, para mí, es la más importante: ponerme pantalones de vez en cuando.
Además, Croissant es mundial. Con tu misma cuenta podés acceder a coworking en todo el mundo. Todavía no probamos esto, pero estamos esperando para el próximo viaje 😉

Así que sí. Todavía no soy del todo amiga del modelo de negocios de la mayoría de los coworkings, pero creo que esta app es un buen compromiso.
Si querés probarla, tenés una semana gratis haciendo click acá.
Y de bonus (porque en serio esta buena), $500 de descuento en tu primer mes.
Y decime: ¿preferís coworkings o trabajar desde tu casa?

No dejes de sumarte a nuestro grupo en Facebook: Freelancers y Profesionales online; también podés unirte a nuestra academia acá donde te enseñamos a llevar adelante tu negocio Freelance. ¡Hasta la semana que viene!

¿Estás buscando clientes? ¡Bajá GRATIS la lista de 75 Lugares donde conseguir Clientes!

¿BUSCÁS CLIENTES?

¡BAJÁ LA LISTA CON 75 LUGARES PARA CONSEGUIR CLIENTES!

¿Qué son las criptomonedas y para qué sirven siendo freelancer?

¿Qué son las criptomonedas y para qué sirven siendo freelancer?

¿Sabes algo sobre Criptomonedas? Es innegable la fuerza que han tomado las criptomonedas en los últimos años. Muchos Freelancers utilizan este medio para cobrar en cualquier parte del mundo. En la entrevista de hoy hablamos con Rodrigo Rodríguez que nos cuenta todo lo...

Empezando el nuevo año con Francisco Aguilera

Empezando el nuevo año con Francisco Aguilera

Hoy estamos con Francisco Aguilera de franciscoamk.com y hablamos sobre que actitudes uno puede llegar a tener para crecer en el nuevo año y para evitar tirarse abajo así mismo. Una charla muy amena que toca algunos temas generales para empezar el año hablando de...

Nuestros fracasos del año 2019

Nuestros fracasos del año 2019

En este episodio vamos a hablar de nuestras metas fallidas año 2019 y lo que aprendimos de esto, para que vos también puedas aprender de cara al 2020 y puedas arrancar con el pie derecho sin cometer los mismos errores que nosotros… tal vez nuevos, pero no los mismos....

1 Comentario

  1. Ezequiel

    Tenés razón, eso es lo malo de muchos coworkings, hace poco pagué la membresía en en uno y fui menos de 10 veces. Para ser honesto, creo que perdí mi plata y ni siquiera aproveché todos los servicios del cowo.

    Un plan en el que solo pagues las horas que utilizas sería muy bueno.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Vas a recibir un email de confirmación. ¡Asegurate de hacer click en el link para recibir la Lista!

¡Ya casi! Controlá tu casilla de correo y confirmá tu email para recibir la lista con 75 Lugares para Conseguir Clientes.

Pin It on Pinterest

Share This