NOSOTROS COMO NÓMADAS DIGITALES

  • Suscribite en:
  • spotify logo
  • itunes logo
  • google podcast logo

Este es un pequeño resumen de como cumplimos nuestro sueño de viajar alrededor del mundo durante más de un año y como nos convertimos en Nómadas Digitales. Si bien al momento de escribir esto (Marzo de 2019) todavía estamos viajando, no somos las mismas personas que éramos cuando salimos ya que experimentamos y aprendimos un montón de cosas por lo tanto puede que sigamos cambiando nuestra forma de ver el viaje. Nos pareció interesante compartir nuestro punto de vista si es que es estas pensando viajar por el mundo con el el negocio en la mochila.

 

Nosotros como Nómadas Digitales

 

En la vida de cada persona hay situaciones que son críticas al momento de tomar una decisión importante: como cuando te recibís y tenés que empezar a ver dónde vas a trabajar, cuando te das cuenta de que tu vida está en una rutina aburrida y decidís cambiarla o cuando simplemente tenés más de 30 y estas analizando si te quedas en tu país a establecerte o vender todo lo que tenés y salís a recorrer el mundo, este último fue nuestro caso. 

Corría el año 2016 cuando llegamos a uno de esos momentos donde se forma una encrucijada y teníamos que decidir: con más de 30 y ya habíamos hecho muchas cosas que nos llenaban, pero teníamos esa sensación de que queríamos emprender la aventura que soñábamos desde hacía rato. Así que simplemente nos sentamos una noche a armar un plan para vender todo, trabajar de manera online y viajar al mismo tiempo. El trabajo fue lo más sencillo de resolver, ya que trabajamos de manera Freelance hace muchos años.

Lo interesante fue que cuando decidimos viajar, todo lo que hicimos fue en base a esa meta y se fue acomodando de a poco: empezamos a conseguir más trabajo online, vendimos nuestras pertenencias de a poco y encontramos pasajes baratos (con mucha anticipación). Lo importante a remarcar de esto es que nunca nos manejamos impulsivamente, sino más bien todo lo contrario: planificando, fijando metas, formas de trabajo y formas de viaje.

Lo segundo que hicimos fue buscar mucha información: blogs de viajeros, como los amigos Jota y Dani de Marcando el Polo o Sergio Sala, siguiendo instagrams, hablando con otros Nómadas Digitales y hasta terminamos asistiendo a la DNX de Buenos aires, la conferencia de Nómadas Digitales más grande de Latinoamérica! En fin, toda la información que pudiéramos recabar para nuestro viaje. Con cada artículo, foto o comentario se agrandaba más nuestro deseo de partir y más grande era ese sentimiento de pertenencia, sintiendo un ¡Si! ¡Yo también quiero ser parte de eso!

Y así con toda la voragine de vender todo, encontrar información, superar los miedos y tener todo listo llegamos a Noviembre del  2017 y partimos hacia la aventura, nuestro primer destino fueron 3 dias en Barcelona, luego 12 horas en Colonia (Alemania) y luego llegamos a nuestro primer destino Bangkok. Nuestro shock cultural fue muy grande pero la experiencia fue grata, de todas formas no queremos centrarnos en esas parte de la experiencia sino en otra, tal vez la que los viajeros son mas reticentes a contar.

Después de estar viajando más de un año nos surge el irrefenable deseo de ver para atrás y hacer una revisión analizando cuantas cosas pasaron y cuales no pasaron. La comparación cual meme de expectativas contra la realidad se hizo inevitable.

 

Espectativas Vs. Realidad

 

Las expectativas suelen ser un arma de doble filo. Imaginarte como es un lugar, su gente o como vas a sentirte cuando estés ahí puede jugarte una mala pasada o puede cautivar tu corazón de formas que nunca sospechaste. Si ya has viajado a un lugar lejano que solo viste en fotos sabés de lo que estamos hablando.

 Al principio de Wanderlancers nosotros habíamos pensado esto como un blog de viajes y de trabajo como Nómadas digitales, teníamos como esa “ilusión de Instagram” de que el mundo es trabajar con tu laptop en una playa mientras tomas un jugo de coco. Toda nuestra energía estaba puesta en la emoción del viaje y contar como lo estábamos viviendo, así que empezamos a grabar y hacer los típicos videos de viajeros que se filman y te van contando las cosas buenas y malas de un lugar.

Pero como casi todo en la vida, no es lo mismo ver algo de lejos que estar ahí haciéndolo. En tu cabeza las ideas suelen tener una forma de ser y de ejecutarse pero la bajada a la realidad no es tan sencilla a veces. Así fue como filmar, fotografiar, viajar y volver a la casa para ponerse a editar y compartir en redes sociales fue perdiendo un poco el sabor. Más que nada porque es una tarea que tiene que ser constante y es muy demandante si lo que queres hacer es vivir experiencias.

Al segundo o tercer mes de viaje (estábamos en Malasia) nos dimos cuenta de que eso no iba con nosotros. ¿Por qué? Básicamente porque para hacer un blog de viajes con fotos y videos tenés que investigar un montón sobre el lugar al que vas a ir, llegar y ponerte a ver que fotos vas a sacar, ver que vas a decir frente a la cámara, como lo vas a decir, superar la vergüenza de la gente mirándote mientras hablas solo, chequear que no haya ninguna persona que intente robarte, en fin un montón de cosas del momento y el lugar.

Por otro lado vas a comer, queres (o tenes?) sacar fotos de la comida antes de comértela, repetir una y otra vez una escena o foto que salió mal, editar los videos (que lleva mucho tiempo) y las fotos… en fin, un montón de cosas que llevan mucho, mucho, MUCHO trabajo y que, sinceramente, nos empezó a fastidiar. Las expectativas que teníamos de travel blogger se fue diluyendo con el tiempo y nos tiró un poco abajo ya que pensamos que íbamos a disfrutar de filmar y hacer videos de viajes… pero no.

Ojo! no nos malinterpretes! No estamos diciendo que esto es horrible o malo, simplemente que lo que esperábamos no se condecía con nuestra realidad y con nosotros, por su puesto que hay muchos bloggeros que disfrutan de hacer esto! Hay otras personas que lo hacen muy bien y se divierten… o no, no sabemos, pero a nosotros simplemente nos dejó de agradar la idea porque queríamos disfrutar los lugares en vez de estar pensando en todo lo que mencionamos antes.

De todas formas le daremos oportunidad de nuevo… pero mas adelante. 

 

Repensando el Negocio Online

 

Nos dimos cuenta de que la idea original de tener un blog de viajes no iba a funcionar para nuestro viaje ya que solo íbamos a estar viajando un año (que se estiró a dos) y no íbamos a poder sacarle el provecho necesario como negocio, más que nada porque queremos que Wanderlancers dure muchos años, recordá que nosotros hablamos de negocios, viajes y vivir la vida que querés.

En medio del viaje nos involucramos más con la parte de negocios de Wanderlancers ya que la gente que nos seguía nos preguntaba como hacíamos para mantenernos mientras viajábamos. A nosotros nos gusta enseñar cosas por eso empezamos a compartir nuestros conocimientos sobre cómo llevar adelante la vida del Freelancer: la persona que trabaja por su cuenta y toma las riendas de su vida.

De ser un proyecto de viajes medio de hobbie, en Wanderlancers nos enfocamos más en la parte de ser Freelancer y emprendedor. Fue entonces que se convirtió en una meta principal. Ya que no hacíamos más videos de viajes nos dedicamos a la parte que esta más alineada con nuestros modo de vida: enseñar a los demás a ser Freelance.

Para ello hemos lanzando nuestra propia plataforma: la Academia de Wanderlancers, en formato membresía donde volcamos todo nuestro conocimiento sobre negocios y emprendimientos online a lo largo de 10 meses.

 

Viajar y trabajar online al mismo tiempo

 

La emoción de llegar a un lugar a querer recorrerlo y tener que estar respondiendo mails muchas veces puede llegar a ser conflictiva. Imagínate que es tu primer día en Bangkok y querés ver el Grand Palace o navegar en el Chao Phraya pero estas no son prioridades cuando tenés un deadline en cinco días, es por eso que hay que planificar todo con tiempo. Lo que hay que entender que ya no estas viajando como turista. Sos una nómada digital, llevas tu trabajo a donde sea que vayas. De hecho para nosotros fue un shock pasar de ser a un turista a ser un pseudo local temporal.

Por otro lado tenes el lujo de que podés hacer todo a tu tiempo. Cuando vas como turista a un lugar y tenes tres días para verlo estás atado o atada a recórrelo si o si. Puede que justo esos días aparezca un temporal o un tornado y te tengas que quedar adentro del hostel o que salgas así como esta el clima. ¿A quien no le ha pasado?.

Viajando como Nomada digital estas cosas no suceden, ya que la mejor forma de viajar es estar mucho tiempo en un lugar y si un día esta feo o una tormenta estival congela la ciudad podés aprovechar para quedarte adentro y trabajar duro hasta que el clima mejore. No hace falta estar corriendo a todos lados y lo disfrutas a tu manera.

Cuando estás mucho tiempo en un lugar disfrutas las cosas de otro modo, podes experimentar con la cocina local, comprar lo que compran los locales. También ahorras mucha plata cocinando ya no te pasas comiendo en restaurantes. ¡Los supermercados son una aventura! Cada lugar se maneja de formas distintas y descubrirlos es fascinante.

 

Todos los viajeros son distintos

 

Cada uno tiene una forma de viajar que no es igual a la de los demás. Nosotros antes de empezar el viaje acordamos que no íbamos a dormir en hostels, carpa o compartir una casa con otras personas (a pesar que lo hicimos alguna que otra vez). Nuestra forma de viajar conlleva una preparación logística diferente ya que viajamos con todos nuestros equipos: cámaras, laptos, tablets, trípodes, micrófonos, etc.  Y no son cosas que nos gustan dejar en lugares compartidos.

Por otro lado, nuestra vida social ha cambiado un montón. Alquilar un lugar entero para dos personas en vez de un hostel o una casa compartida hizo que nos volviéramos un poco retraídos. Al ser dos no tenemos mucho la necesidad de salir a hablar con alguien y esto a veces nos juega en contra. Otras personas como Sergio Sala, que viaja solo, si puede sentir esa necesidad de hablar con gente y por lo tanto su viaje es muy distinto al nuestro.

Esta es nuestra forma de viajar, es la que hemos decidido antes del viaje y, si bien la hemos modificado un poco a lo largo del viaje, tiene su flexibilidad ya que hemos cambiado el próximo destino de un mes a otro mas de una vez. La forma de viajar la tenes que definir vos.

 

Algunas recomendaciones

 

Si querés ser Nómada Digital te recomendamos de que armes un plan y una estrategia para poder hacer el viaje. Esta muy bien seguir a tu corazón y viajar para encontrarte a vos mismo o a vos misma, pero si querés llevar tu negocio con vos pensá muy bien que es lo que vas a necesitar y si estas dispuesto o dispuesta a sacrificar lo que tenes que sacrificar para poder lograrlo. Cosas como nacimientos de sobrinos, casamientos de amigos, cenas de familia, etc. Es muy importante que te preguntes estas cosas porque una vez en el camino es muy duro volver atrás.

La planificación de los lugares a los querés ir es importante, también cosas como vacunas, seguros de viaje, tarjetas de crédito o visas son cosas que hay que tener muy en cuenta ya que podés pasar un mal trago si llegas a un país que requiere visa y vos no sabías que esto era así. Las cosas que llevas van a ser tus únicas pertenencias así que es importante que las cuides porque perder una remera o un pantalón no es problema pero cuando se te rompe el disco rígido de la laptop en la isla de Koh Lanta no es nada agradable. Hay imponderables, es cierto, pero seria genial que minimices los riesgos.

Las frases inspiradoras de Facebook son muy lindas pero la realidad tiende a ser otra. Hay un romanticismo alrededor de todo lo que es Nomadismo Digital como “me instalo un blog y ya esta” y no funciona de esa forma, hay que trabajar muy duro y ser constante para que un negocio online salga adelante. Debes tener eso en mente ya que probablemente leas o escuches de ese viajero que gana 10.000 euros al mes y esta de fiesta hace 2 años pero sabe que esas personas trabajaron muy duro para llegar a donde llegaron. 

Trabajar con tu laptop en la playa es la mentira más grande que hay, sin mencionar que jamás se nos ocurriría llevar una laptop a la playa. Sabe que la vida de Instagram es algo que podés lograr si estás dispuesto o dispuesta a sacrificar lo que hay que sacrificar pero considerá que lo que se muestra a la gente es siempre un recorte de la realidad. Muy pocas veces se muestra todo el trabajo que hay por detrás. 

Sabemos que suena medio negativo lo que estamos diciendo ya que la foto de la hamaca en el mar es muy linda. ¡No te estamos diciendo que no lo hagas o que esto es malo, más bien todo lo contrario! Las experiencias son fascinantes y están buenísimas, pero hacelo desde una perspectiva realista y objetiva sabiendo que nada viene de arriba. Averiguando lo bueno y lo malo de cada situación, pero entendiendo que no es ni uno ni la otro: ¡un viaje es todo a la vez y tu experiencia te va a cambiar según lo que vos decidas y eso es lo importa!

 

¡Dejame tus dudas en los comentarios!

 

¿Estás buscando clientes? ¡Bajá GRATIS la lista de 75 Lugares donde conseguir Clientes!

Nosotros como nomadas digitales

Nosotros como nomadas digitales

¡Decínos hola!

¿BUSCÁS CLIENTES?

¡BAJÁ LA LISTA CON 75 LUGARES PARA CONSEGUIR CLIENTES!

2 Comments

  1. Carlos Coria

    Hola Sol y Camilo:

    Me gustó mucho este podcast. Es algo así como una línea de bajada a la realidad.

    Les quería pedir que amplíen sobre el tema que mencionan en el audio en 22.50 sobr Arbnb.

    Cómo se manejan con esa platafoma?
    Qué trucos conocen para conseguir alojamientos económicos (que no ‘barato’ {porque los baratos suelen ser un desastre})
    Cómo hacen para que al acercarse la fecha de reservación no los dejen ‘colgados’?

    Desde ya gracias y un gran abrazo.

    Reply
    • Sol

      ¡Hola Carlos! Me alegro que te haya gustado. Nos interesa mostrar la imagen real, más allá de “vender” lo bueno que es viajar por el mundo.

      Con Airbnb, lo primero que hacemos es investigar la zonas de la ciudad a la que vamos. Como nos quedamos por tiempos prolongados no siempre es una necesidad quedarse en las partes más turísticas, por lo que ya bajan los precios.

      La mayoría de los alojamientos tienen descuentos por estadías semanales y mensuales. Es algo a tener en cuenta cuando busques: siempre poné las fechas.

      Nosotros también tendemos a negociar dependiendo del tiempo que nos quedemos. Por ejemplo ahora que estamos 3 meses en Estambul, conseguimos un descuento del 50%.

      Y no te dejan colgados porque hay que abonar en el momento. Si el dueño del departamento te dejara ‘colgado’ el día antes o en la fecha que tenés que entrar, creo que la plataforma se hace cargo. Pero para serte sincera nunca nos pasó, y no tengo mucha info sobre eso.

      Reply

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Pin It on Pinterest

Share This