• Suscribite en:
  • spotify logo
  • itunes logo
  • google podcast logo

Me encantaría decir que mi vida es una continuidad perfecta de metas y objetivos claros.

Ja! Sí tan sólo…

La verdad es que todavía tengo días (o semanas) dónde me la paso trabajando pero parece que no llegara a ningún lado. Horas frente a la pantalla… y nada que mostrar a cambio.

¿Sabés de lo que hablo? ¿Alguna vez te encontraste en esa situación?

De esos momentos donde todo parece urgente y que no te alcanza el día para terminar TODO lo que hay que hacer.

Pero esa situación no es del todo real. Es decir, por supuesto que hay que cumplir con las fechas de entregas, pasar tiempo con la familia, y todas esas cositas que tenés anotadas en múltiples listas.

Lo que no es real es que todo sea urgente e importante.

Lo que importa vs lo urgente

¿Cuál es la diferencia?

Lo urgente son aquellas cosas que tienen que hacerse YA. Ahora. Esas que te comen la cabeza y te hacen sentir culpable por que no las estás llevando a cabo.

En cambio, lo importante son las actividades que contribuyen a tus metas en el largo plazo.

Pasa que muchas veces, parece que todo es urgente e importante. ¿No?

Y si, es cierto que alguuunas tareas pueden ser consideradas así. Pero no todas.

La pregunta es: ¿cómo distinguirlas?

Y lo más interesante: ¿cómo organizarlas?

En este mini-episodio te cuento un poco sobre mi experiencia lidiando con la interminable lista de tareas a realizar, y cómo organizo su prioridad usando la Matriz de Eisenhower:

Esta técnica es muy útil especialmente cuando sentís que no sabés exactamente qué hacer… y terminás agarrando de todo un poco y logrando nada.

¿Cómo hacés para diferenciar y priorizar todas tus tareas en el día a día? Siempre hay nuevas maneras de aumentar la productividad 😉

¡Dejame tu comentario!

  • Suscribite en:
  • spotify logo
  • itunes logo
  • google podcast logo

0 Comments

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *