Cómo empezar a trabajar freelance en 3 pasos

Así que querés saber cómo empezar a trabajar freelance.

Pero tenés que aprender qué vender. Cómo conseguir clientes. Cuánto cobrar. Y como por fin ‘convertirte en tu propio jefe’.

Trabajar de forma independiente es la manera más rápida de empezar un negocio.

¿Pero qué carajo significa ser ‘freelancer’?

En pocas palabras, el freelancing es una modalidad de trabajo donde en vez de trabajar como empleado, ofrecés servicios de manera independiente a una variedad de clientes.

¿Quiénes pueden convertirse en freelancers?

  • Personas que poseen habilidades con mucha demanda.
  • Personas que buscan sus propios clientes, y trabajan en varios proyectos al mismo tiempo.
  • Personas que valoran la libertad de trabajar de forma independiente y tener control sobre sus vidas.

Que suena precioso, sí. Pero ¿cómo se hace en la práctica para trabajar de forma freelance?

¿Qué vender como freelancer?

Empecemos por lo obvio: necesitás un servicio para vender.

Por más de que sería genial, nadie regala plata. Ojalá.

Tenés 2 opciones: ofrecés lo que ya sabés, o aprendés una habilidad en demanda.

Honestamente, la primera es más fácil.

Una cosa muy interesante para ganar dinero como freelance es que no tenés que ofrecer algo totalmente novedoso que nunca otra persona ofreció jamás.

Es más, si no hay NADIE vendiendo eso, es señal de nadie quiere comprarlo.

Podés hacer lo mismo que hacen miles de independientes que ya están trabajando: diseño gráfico, copywriting, asistencia virtual, programación, lo que sea.

Pero si querés resaltar por sobre el resto, tenés que hacerlo mejor.

Mejor calidad.

Mejor marketing.

Mejor servicio que tu competencia.

“¿Pero cómo querés que lo haga mejor si recién estoy empezando?” No te desesperes, que hoy te traigo ejercicio 😉

Agarrá un papel y escribí 5 cosas que sabés hacer. Conocimientos y Habilidades técnicas. Lo tangible. Por ejemplo, en mi caso sería diseño gráfico, ilustración, copywriting, branding, diseño web.

Después, 5 fortalezas. Esto es lo intangible, habilidades naturales que te salen sin mucho esfuerzo. Para esto vas a necesitar ayuda. Llamá a amigos, tu familia, tu pareja, y preguntales en qué piensan que sos bueno/a.

Ponele, sos una persona organizada, convencer a otros te resulta fácil, siempre te vestís bien.

Cada una de estas fortalezas puede llegar a formar parte del servicio que vendas.

Las habilidades son sólo una pequeña parte de todo el conjunto.

¿Y qué hacés con todo esto? Buscar clientes, por supuesto.

Conseguir Clientes

Tarea que en realidad nunca vas a dejar de hacer cuando sos freelance, pero que al principio puede parecer casi imposible.

Así que simplifiquemosla.

Te voy a recomendar 3 opciones, aunque ninguna es particularmente mejor que la otra. Vos fijate cuál es la que más te conviene en tu caso particular.

La primera es que empieces a buscar clientes en tus círculos más cercanos. Preguntale a tus amigos, a tu familia, incluso a tus compañeros de trabajo si saben de alguien que necesite servicios como el tuyo.

Hay que ser explícito. No tener miedo de salir y preguntar. Hay que ser caradura.

¿Qué pasa si no conocés a nadie? Entra la segunda opción: contactar clientes en frío. Es decir, investigar personas y empresas que pienses que pueden pagar por tus servicios y mandarles un email ofreciéndoselos.

Mientras más emails mandes, más oportunidades vas a tener. Eso sí: asegurate de que tu email de presentación y venta sea genial.

Y por último -mi opción preferida- es conseguir clientes en plataformas freelance como Upwork, Workana, Fiverr, y similares.

Ahí vas a encontrar personas que están buscando activamente contratar freelancers.

Pero no todo es color de rosa: vas a estar compitiendo con otros profesionales, y hay que entender las reglas de cada una para mejores resultados.

Encontrar al primer cliente es siempre lo más difícil porque es una barrera mental. Pero una vez que la pasaste, simplemente tenés que repetir el proceso mientras vas creando tu propia cartera de clientes.

Y aprendiendo cuánto cobrar, por supuesto. Me imagino que no te gusta trabajar gratis.

¿Cuánto cobrar?

Honestamente, creo que se le da demasiada importancia a ‘cuánto cobrar’ al principio. No es que la pregunta no sea importante, sino que la estás preguntando antes de tiempo.

Poner precio es una habilidad que se aprende. Y sí, hay una parte matemática en todo esto que implica saber cuánto gastas, cuáles son tus metas, hacer una planificación financiera, y más.

Pero al principio, mi consejo es que simplemente elijas un número y listo. Un número que puedas defender frente al cliente. Que no se te quiebre la voz cuando se lo digas.

Seguramente va a ser muy bajo. Vas a empezar pensando en $100 y terminando en $25 porque te vas a autoconvencer de que nadie pagaría $100.

Sí, hay gente que va a pagar $100. Hay ente que va a pagar $1.000.000 o más, siempre y cuando vean el valor de lo que estás ofreciendo.

Y esa es la parte importante: saber comunicar tu valor. El precio es secundario.

Pero, volvamos al precio porque si recién estás empezando, sé que no me vas a escuchar cuando te digo que no es lo más importante al principio.

Hay muchas formas de poner precio: por hora, por proyecto, por valor, haciendo intercambios, y más.

Por suerte la que te tiene que importar en este nivel es una sola: por hora.

Es simple: elegís un precio por hora y lo multiplicás por la cantidad de horas que te lleve hacer el proyecto.

Podés utilizar programas como Toggl para llevar un registro de horas trabajadas y presentárselas a tu cliente al momento del pago.

Ojo, que no es la mejor opción a largo plazo pero es la que te va a permitir:

  1. Aprender cuánto te lleva hacer diferentes tareas, y evaluar si tu precio es ‘justo’ o no.
  2. Flexibilidad en el proyecto si el cliente te empieza a agregar más cosas.
  3. Manejo del tiempo: si no trabajás, no cobrás.

Como contra tiene que tenés que asegurarte de que el cliente te pague por adelantado. Podés negociar un paquete de x horas dependiendo del proyecto, que se pague por adelantado 100% o un porcentaje, y después agregar las horas extras en el caso de que sea necesario.

Porque más allá de las formas de cobrar y los números, siempre recae en vos asegurarte de que esa plata llegue a tu cuenta.

Y si querés que haga un video más en profundidad sobre el tema de los cobros, dejame un comentario 😉

Este artículo puede contener links de afiliados, lo que significa que podemos recibir una pequeña comisión en caso de que adquieras un producto mediante los mismos, sin que signifique un costo extra para tí.

TABLA DE CONTENIDOS

¿BUSCÁS CLIENTES?

¡BAJÁ LA LISTA CON 75 LUGARES PARA CONSEGUIR CLIENTES!

Cómo usar Payoneer para Freelancers

Cómo usar Payoneer para Freelancers

Una de las opciones que más uso como freelancer para cobrar a nuestros clientes, es Payoneer. No es la única plataforma de pago que existe, pero tiene ventajas que la hacen única frente a otras opciones, como la posibilidad de acceder a una tarjeta de débito...

Como ganar dinero sin clientes.

Como ganar dinero sin clientes.

https://youtu.be/Oz0Hp1TAxkM ¿Cómo se puede ganar dinero sin clientes? ¿Es algo remotamente posible siendo freelancer? Mi peor miedo como freelancer es quedarme sin trabajo. Sin clientes = Sin dinero Este miedo me mantuvo despierto durante años, hasta que entendí lo...

5 Claves para escribir propuestas y conseguir clientes en Upwork

5 Claves para escribir propuestas y conseguir clientes en Upwork

Las plataformas freelance son una excelente manera de conseguir clientes freelance, no importa si recién estás empezando o hacer tiempo que venís trabajando por tu cuenta. Ya sabés de las que hablo: Upwork, Freelancer, Fiverr, y todas las nuevas que aparecen en el...

0 Comments

Submit a Comment

Your email address will not be published.

Vas a recibir un email de confirmación. ¡Asegurate de hacer click en el link para recibir la Lista!

¡Ya casi! Controlá tu casilla de correo y confirmá tu email para recibir la lista con 75 Lugares para Conseguir Clientes.

Pin It on Pinterest

Share This